VICTORIA DE LUÍS ABINADER: ? ESTRATEGIA O SUERTE? II.

Escrito por : Borja Mediana Mateo.

En la entrega anterior vimos el primero de tres elementos que entendemos fundamentales para la comprensión de la victoria del presidente electo, Luis Abinader. Los cuales son: 1) El candidato 2) El partido y 3) La campaña electoral. En esta entrega, analizaremos el punto número dos.

El PRM

El Partido Revolucionario Moderno se funda en el año 2014, teniendo como base jurídica y política lo que fuera el partido Alianza Social Dominicana que lideraba: José Rafael Abinader. Desde entonces, asumió muy bien tres aspectos políticos de proyección nacional: 1) Diferenciarse del PRD de Miguel Vargas (quien ha sido catalogado por algunos como un “mercader de la política” desde la firma de lo que se conoce como el Pacto de las Corbatas Azules); 2) Construir una marca partido verdaderamente moderna y actualizada; y 3) Mostrar una dirigencia organizada, joven y renovada.

La distancia establecida con el PRD se logró con el mantenimiento de relaciones “armoniosas” entre Hipólito Mejía y Luis Abinader, dando demostraciones de unidad y madurez política. Igualmente, con la participación activa de políticos de la talla del intelectual Hugo Tolentino Dipp, del escritor Tony Raful y entre otros que gozan de una gran solvencia social.

De hecho, la alianza PRD-PLD de 2016, favoreció al PRD en términos prácticos y económicos pero no políticos. Pues, con ella se fortaleció la idea de que las siglas de ese partido eran usadas de modo mercantil y, en consecuencia, el PRM se veía ciertamente como lo mejor del PRD y los genuinos seguidores del extinto líder José Francisco Peña Gómez.

Al mismo tiempo, el Partido Revolucionario Moderno, elaboró una campaña propagandística y publicitaria que proyectaba una organización ideal para acabar con los desmanes y excesos de un PLD ultra poderoso. Es decir, se colocaron vallas, se usaron las redes sociales y apoyaron de manera institucional protestas sociales como la “Marcha Verde” contra la corrupción y la impunidad.Por consiguiente, pudo generar la percepción de ser el partido que reunía el ánimo de la población y su indignación social en un contexto de incertidumbre política respecto del partido de gobierno.

Por último, con la celebración de procesos internos sin contratiempos y conflictos mayores, con la elección equilibrada de nuevas autoridades fundamentalmente jóvenes en ascenso y caras de una nueva generación, se pudo engrosar la idea de que se trataba de un partido nuevo con alta vocación de poder. Además, vale decir que eso ocurre en un momento en que diferentes sectores de la sociedad dominicana abogaban, precisamente, por la promoción y surgimiento de nuevos liderazgos para la toma de decisiones y la construcción de consenso en el debate público.

Por tanto, el PRM entendió aquello, lo asumió y lo llevo a cabo hasta colocar a su presidente en el Senado de la República, a su secretaria general en la Alcaldía del Distrito Nacional y, finalmente, alzarse con la Presidencia de la República con una figura de la nueva generación como Luis Abinader.

Segunda Parte...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s